Esta Mujer Vivió Gratis Durante Casi Una Década y Nadie Se Dio Cuenta Hasta Ahora

El año 2007 está marcado y será recordado como uno de los más difícil en la economía norteamericana y mundial. Ese año el mercado de viviendas de Estados Unidos colapsó, provocando una de las mayores crisis económicas a nivel mundial y dejando a millones de estadounidenses sin hogar después de que éstas fueran embargadas. La crisis llevó a una gran depresión y la gente empezó a hacer número, incluso la familia Hardy. El número de los Hardy era 9, ya que, por nueve años lograron vivir en una casa de tres habitaciones sin pagar nada a cambio. Esta es la historia de la familia y de las consecuencias que tuvieron después de que se descubriera toda la verdad.

Las Penurias De Una Madre Soltera.

A medida que vamos creciendo, una de las prioridades de toda persona es trabajar fuertemente para poder comprarse una hermosa casa y darle a su grandiosa familia la vida que tanto se merecen, sin embargo, nada es fácil en la vida y conseguir ese sueño requiere mucho dinero.

Lisa Hardy, residente de Indianápolis en el estado de Indiana, es una madre soltera de tres adorables hijos. Lamentablemente el dinero siempre ha sido un problema para ella, así que, cuando tuvo la oportunidad de mudarse a una nueva casa de tres habitación en un barrio nuevo en 2005, no lo pensó dos veces. Era una oportunidad de oro y podía mejorar las condiciones de vida de su familia. El único verdadero problema con todo este asunto, era el precio del alquiler, el cual elevado.

Un Trato Ideal

Como mencionamos anteriormente, Lisa era una madre soltera y por lo tanto, todo el peso de sus hijos caía solamente sobre sus hombros. Ella tenía que trabajar arduamente todos los días para poder traer alimentos a su familia. Ella trabajaba en la compañía de bienes raíces ‘Showhomes Property Management’ y debido a que era una trabajadora muy dedicada, su empleador le propuso un trato.

Showhomes se ofreció a colocarle a ella y a su familia en una propiedad que poseían por cierto tiempo y Lisa no tendría que pagar nada por el alquiler del inmueble. Sin embargo, había algo muy inusual en todo el asunto, nadie fijó un tiempo límite en el cual Lisa podía quedarse en la casa con su familia.

El Mercado Inmobiliario Se Desploma

Lisa estaba tan contenta y agradecida con Showhomes que nunca anticipó lo que sucedió un año y medio después que ella y su familia se mudaran. A finales de 2006 y durante todo el 2007, Estados Unidos empezó a sentir pequeños rasgos de la gran recesión que afectó la economía mundial en 2007-2008.

Uno de los mayores problemas de la recesión, fue la subida de los precios de vivienda, los cuales subían cada vez mas y mas. A su debido tiempo, el sistema se colapsó, trayendo como consecuencia el incumplimiento del pago de miles de hipotecas. Esto afectó gravemente la economía de Estados Unidos y varias empresas se vieron afectadas, entre ellas se encontraba Showhomes Property Management.

Millones Perdieron Sus Hogares

Durante la crisis, los estadounidense perdieron alrededor de una cuarta parte de su patrimonio neto. Además de eso, las tasas de ejecuciones hipotecarias fueron casi tan altas como las de la gran depresión de la década de 1930, considerado la peor época en la economía de Estados Unidos.

Desde 2007 hasta 2011, cerca de cuatro millones de hogares fueron embargados. Showhomes Property Management era una empresa dedicada a las bienes raíces y por lo tanto, sintió los efectos de la crisis. La compañía tuvo que recortar personal y Lisa se encontraba entre esas personas. Eventualmente Showhomes cerró sus puertas y el Director Ejecutivo de la empresa fue detenido por fraude. El futuro de Lisa y su familia peligraba, ya que, Showhomes fue quien le dio la casa en primer lugar.

Una Situación Extraordinaria

En muy poco tiempo la vida de Lisa y su familia cambio. Ella se encontraba desempleada, sin poder dar sustento a su familia y ahora, con la posibilidad de tener que abandonar la casa. Lisa y su familia tenía posesión física del inmueble, mas no el documento legal que decía que esa casa les pertenecía.

Ella no se dio por vencida y decidió buscar otro trabajo para de esta forma poder pagar los gastos del hogar a tiempo y evitar que se diera cuenta que vivían en la casa de una forma ilegal. Lisa sintió alivio cuando pasaban los días y su casa no se encontraba en la lista de subastas. A pesar de eso, la propiedad contaba con pagos atrasados, pero como Lisa no era la dueña, no tenía que cancelarlos ella.

La Vida En El Limbo

La Clínica Legal Cristiana de Neighborhood, es una organización sin fines de lucro, que busca promover la justicia a través de la representación legal para los estadounidenses de bajos ingresos. Cuando ellos se enteraron de la situación en la que se encontraba Lisa decidieron ayudarla.

Roger Rayburn, uno de los representantes del grupo explicó que Lisa tuvo la suerte de verse arrastrada por la crisis hipotecaria y de alguna manera terminó viviendo en una casa que era muy costosa, ninguna persona o compañía podía pagar en ese momento el alto precio de la casa, por lo tanto nadie la reclamó.

Manteniendo El Rumbo

Parecía que no existía ningún problema con que Lisa y su familia se quedara viviendo en la casa. Ella y su familia estaban encantados con su hogar y una de las razones es porque no tenían que pagar nada por el alquiler de esta.

Lisa paso los días cuidando el patio y el jardín de la casa, así como también, criando a sus hijos en una ambiente estable, amoroso y saludable. ¿Qué más podía pedir?

Los Años Van Pasando

Los años seguían pasando, y Lisa y su familia, vivían felizmente en la casa. Durante este tiempo nadie los había molestado jamás, por lo tanto, Lisa pensó que se había olvidado de ella y de su familia.

A medida que pasaban los años, los hijos de Lisa iban creciendo y cuando dos de ellos, los mayores, llegaron a la edad suficiente para irse de casa, simplemente se fueron, dejando a su madre con la más pequeña de todos.

Un Poco De Tranquilidad

Lisa consiguió un trabajo de medio tiempo y dividió su tiempo en dos: mitad del tiempo lo utilizaría para trabajar y la otra mitad para el cuidado de su hija. Este dinero, por modesto que sea, junto al dinero federal por discapacidad que recibió por sufrir una depresión maníaca, significaba que las financieras de Lisa habían mejorado.

Durante un tiempo, logró ahorrar mucha plata. Lo que nadie sabía, era que Lisa se despertaba todos los días con el mismo temor, que el legítimo dueño del inmueble llegara y le exigiera salir de su propiedad. Al fin de cuentas la casa no le pertenecía a ella.

Cada Rosa Tiene Espina

Debido a que la casa donde vivía Lisa no tenía un dueño, todo problema que llegara a tener la casa, como por ejemplo, una filtración, corría a cuenta de Lisa y no del dueño del inmueble. Pero la suerte de Lisa cambio nueve años después de que empezara a vivir en la casa.

La empresa de inversión CTL Group con sede en Singapur compró la propiedad donde vivía la señora. Consciente de la situación de la madre, la propietaria de la compañía, Clara Tan Lisin, expresó cierta disposición a permitirles continuar viviendo en la propiedad … siempre y cuando comenzarán a pagar el alquiler de esta.

A Pagar Alquiler

En ese momento Lisa supo que se le había acabo parte de la suerte, ya que, ella prefería que le cobraran el alquiler antes que la desalojaran. Después de casi una década, Lisa pagaría por primera vez el alquiler de esa casa.

Ella no tenía problema, ya que, durante ese tiempo logró ahorrar una gran cantidad de plata y por lo tanto, no contaba con un verdadero problema económico para pagar el alquiler de la casa.

Renovación de La Casa

CTL era el propietario legal del inmueble, por lo tanto, ellos tenían que hacerse cargos de todos los problemas que llegara a tener la casa. En una entrevista la empresa Lisin dijo que planeaba arreglar los defectos de la casa y renovarla por un valor de 15,000 dólares.

Todas las grietas, filtraciones y demás, era ahora responsabilidad de CTL. Seguramente eso alegró mucho a Lisa y a su pequeña hija, quitándoles un gran peso de encima.

La Decision de Lisa

Lisin estaba dispuesto a arreglarle la casa a Lisa a cuenta de ellos. Inclusive cuando les preguntaron si estaban de acuerdo en mantener a Lisa en el inmueble dijeron que sí, ya que, les ahorraría el problema de tener que buscar un nuevo arrendatario.

Sin embargo, para el tango hacen falta dos persona y la decisión estaba ahora en manos de Lisa. “Si el precio fuera correcto me encantaría quedarme incluso por otros nueve años” – dijo finalmente Lisa.

Podría Pasar De Nuevo

Roger Rayburn, representante de la Clínica Cristiana Vecinal, afirmó que Lisa contó con mucha suerte. Con el gran problema que había en esa época en el sector inmobiliario y con tantas casa y problemas, surgieron algunos cabos sueltos y Lisa fue uno de ellos.

No podemos quitarle mérito a CTL, ya que, se comportaron con una gran generosidad con Lisa y su familia al darle permiso para que siga viviendo en la vivienda y cubriendo todos los gastos de reparación y renovación que necesitaba la casa. A pesar de que CTL es una empresa con sede en Singapur sus propietarios son chinos.

¿Estados Unidos o China?

Anualmente miles de familias alrededor de Estados Unidos pierden sus hogar y eso es un gran problema dentro de la comunidad norteamericana. Hace unos años, el hotel Waldorf Astoria en Nueva York, fue vendida a una compañía de seguros chinos por el modesto precio de 1.95 mil millones de dólares.

Hasta el momento, es el precio más caro que haya pagado por un hotel en Estados Unidos. En los estados de Nueva York y California, las inversiones inmobiliarias chinas se han disparado a casi 9 mil millones de dólares, dejando en evidencia que los empresarios chinos controlan gran parte del mercado inmobiliario de Estados Unidos.